Thin content: qué es y cómo evitar que penalice el SEO de tu web

El concepto de thin content todavía no es muy conocido a día de hoy, pero es muy relevante de cara a Google, por lo que vamos a intentar aclarar lo que es y cómo influye en el posicionamiento. Está claro que si quieres estar arriba en el buscador deberás prestarle atención a los contenidos que publiques en tu web, y evitar el thin content es el primer paso para tener éxito. 

Pero entonces, ¿qué es thin content? Pues es contenido que, básicamente, no aporta valor a la red. Este contenido irrelevante es algo que no le gusta nada a Google y puede hacer que el rank de tu página caiga en picado. Bajo esta definición se encuentran varias tácticas de lo que podríamos llamar generación 'fácil' de contenidos, que Google es capaz de identificar y castigar. No en vano, la supremacía del famoso buscador se basa en que el usuario encuentre aquello que busca y que le dé la información adecuada, por eso al fin y al cabo penaliza llenar la red de contenido que no aporta información.

Tipos de thin content

  1. Contenido automatizado: aquí entramos en lo que se ha venido a denominar black hat SEO. Se trata de ese tipo de blog que usando técnicas de automatización genera contenidos que abusan de palabras clave, incluso de las que son long tail, para ganar tráfico a toda costa. Este tipo de contenidos son muy fácilmente detectables por el algoritmo de Google y son penalizados, por lo que no se recomienda en absoluto.
  2. Contenido duplicado o plagiado: copiar contenidos de otras web es más común de lo que parece, ya sea en su totalidad o parcialmente. Esto suele realizarse con la llamada técnica del web scraping, que consiste en arrastrar contenidos de una web a otra. En este caso, una vez más, Google es capaz de detectarlo sin esfuerzo y penalizar el posicionamiento.
  3. Páginas con muy poco contenido: es otro de los habituales motivos del thin content. Tener pestañas en tu web con apenas unas líneas de texto es peligroso porque se genera contenido de baja calidad de cara a Google. Si es poco contenido, va a dar igual la relevancia de lo que digas, porque puedes ser penalizado. También suele ocurrir que las webs generen de forma automática algunas pestañas con poco contenido, donde no hay mucha información, y Google lo considera thin content.

¿Cómo evitar el thin content en tu web o blog?

  • Es sencillo y no hay atajos. Para evitar el thin content hay que crear contenidos. Todos los esfuerzos de Google se centran en que, cuando alguien utilice el buscador, obtenga el resultado más adecuado. Para ello, si queremos formar parte de este privilegiado grupo, es necesario crear contenido de calidad para tu web o tu blog.
  • Debes redactar textos que sean 100% originales, únicos, que tengan profundidad y que fomenten que tus usuarios permanezcan en el site.
  • Si no tienes otra opción que basarte en contenidos existentes, las claves son reescribir y expandir. Usa otras palabras, interioriza el mensaje y vuélvelo a escribir con tu estilo propio. Añade comentarios de valor que hagan de ese texto algo novedoso totalmente diferente al preexistente.
  • Debes hacer lo posible por diferenciar tu contenido de la manera que puedas para que no se genere thin content. Tienes que ser original en todo momento y hacer que el contenido sea el auténtico protagonista de tu página web. Con ello el SEO de tu web mejorará varios enteros, y poco a poco irás viendo los resultados.
  • En el caso de que haya páginas con thin content en tu web, y no puedas hacer nada por ampliarlo o mejorarlo, lo ideal es evitar el rastreo de ese contenido de baja calidad a través del Robots.txt.
  • Intenta potenciar que tus usuarios interactúen con el contenido para crear un nuevo valor. Es otro de los aspectos fundamentales para que no se genere thin content, ya que si es un contenido que fomenta la interacción, Google entiende que interesa y es relevante.
  • Es recomendable crear un tipo de contenido que resuelva problemas o responda a preguntas relevantes de verdad. Este tipo de textos son los más valiosos, especialmente recomendables para la actualización de tu blog, por ejemplo.
  • Otra de las técnicas que ayudan a evitar el thin content es usar referencias o links que respalden la información de tus textos. Así el usuario tiene acceso a ampliar los datos y le ayudarás a tener más detalles a su alcance sobre la materia que estés tratando.

Nadie dijo que fuera fácil estar en las posiciones más altas en los resultados de Google, y el gigante digital está dispuesto a recompensar a los que se esfuerzan, penalizando a aquellos que utilizan técnicas poco legítimas o que intentan beneficiarse del esfuerzo de otros.

Así que no lo dudes y apuesta por el contenido de calidad para mejorar tu posicionamiento. Si tu web contiene thin content es el momento de reescribir o ampliar la información, nunca es tarde para ponerse. En poco tiempo verás los resultados, tu estrategia SEO mejorará con contenido original. 

Sin comentarios

Añadir un comentario