Marketing emocional

Qué es el marketing emocional y cómo puede ayudar a tu empresa

Cada vez se escucha más el término de marketing emocional, pero, ¿sabes qué es exactamente? Pues como cualquier otro tipo de marketing su objetivo es vender un producto o servicio, pero, como su propio nombre indica, busca emocionar a los potenciales clientes a través de los sentimientos.

Es un hecho, todo el mundo realiza compras en alguna ocasión guiándose por sus emociones. Si alguien compra un balón de baloncesto no es necesariamente porque sea de buena calidad o tenga un peso ideal. Un reclamo poderoso para adquirirlo es que el propio comprador se imagine lanzando a canasta y superando a sus adversarios. Ahí entran en juego las emociones. ¿Por qué no beneficiarte de ello?

¿Y qué puede aportar el marketing emocional a tu empresa?

En primer lugar, con este tipo de marketing puedes humanizar tu marca. Al abordar directamente las emociones del comprador, estableces un vínculo casi personal entre tu marca y la persona. Además, la barrera que existe entre el posible comprador y el producto se difumina poco a poco, haciendo que ambos se vayan acercando cada vez más.

También puede servirte para conocer mejor a tus clientes y para que el cliente conozca tu marca más profundamente o, al menos, de una forma distinta. De este modo, tu empresa podrá saber si la estrategia comercial que está siguiendo funciona o si, por el contrario, sería mejor abordarla desde otros puntos.

Entre las múltiples ventajas del marketing emocional para tu empresa, destacamos las siguientes:

1. Conseguir recomendaciones

Con las redes sociales, sobre todo, despertar buenas emociones en alguien puede hacer que no tenga inconveniente alguno en recomendar la marca desde sus perfiles y por el boca a boca. Llegarás a más gente sin mucho esfuerzo, con una buena estrategia de marketing emocional para tu Facebook o Instagram.

2. Fidelizar a tus clientes y usuarios

Cuando una marca desprende simpatía y buen rollo, un cliente o usuario no siente el deseo de prescindir de sus productos o servicios porque se encuentra satisfecho con ellos. Es pura lógica que ayuda a fidelizar clientes.

3. Incrementar la reputación

Es consecuencia directa de las recomendaciones de las que hablábamos antes. Cuantas más recomendaciones tenga tu marca, más conocida será y más presencia tendrás en tu sector. Es una cuestión de imagen de marca, que mejora y se hace grande por las buenas sensaciones que vas a transmitir con una estrategia acertada.

Cómo aplicarlo en tu negocio

- Lo primero que debes hacer es cambiar el mensaje y no enfocarlo a personas que compran, sino a personas que sienten. Has de transmitir algo distinto de la competencia, de forma que tanto tu marca como tu target se beneficien.

- No tienes que vender un producto, sino una experiencia. Puedes hacer muestras gratuitas, hablar de la empresa de forma amena y sin estar la información en un rincón o en letra pequeña. El cliente debe pensar que está comprando a un amigo.

- Seguir en contacto con tus clientes es crucial. Preguntar qué tal ha ido su compra, si necesita algo más, enviar ofertas... son detalles que contribuyen muy positivamente.

- Por último, puedes realizar un estudio de empatía entre tus clientes, principalmente en páginas web. Estudiar los colores, la tipografía, la velocidad de la página y la satisfacción con una pequeña encuesta, puede darte todos los datos necesarios para conseguir una óptima estrategia de marketing emocional.

Como ves se trata de pequeños cambios y aspectos que te permitan marcar la diferencia, llegar a impactar en tus potenciales compradores con una sensación positiva, con una emoción agradable, o una grata experiencia en tu tienda o web. Si comienzas a poner en práctica estas claves de marketing emocional, seguro que logras mejorar tus resultados, ¿por qué no te animas a probarlo en tu estrategia? Si tienes alguna duda, ¡contáctanos!

Sin comentarios

Añadir un comentario