8 errores que no debes cometer en tu blog corporativo

Ya te hemos dejado claro en distintas ocasiones lo importante que es contar con un blog corporativo, algo que solo aporta beneficios a tu negocio. Con un blog cuidado y profesional, puedes ofrecer información de valor a tus lectores, guiarles por el denominado buyer journey o camino del cliente, hasta conseguir que finalmente adquieran tu producto o servicio.

Eso no es todo, un blog de empresa te permite mantener a una comunidad de mayor o menor tamaño que sea fiel a tu marca, y por supuesto mejorar enormemente, día tras día, el posicionamiento SEO de tu web con contenido actualizado en sucesivos posts.

Pero cuidado, todo esto se puede ir al traste si no cuidas tu blog y cometes errores que pueden costarte caro. Hay algunos muy extendidos, aunque puedes evitarlos teniendo algunos conceptos claros, prestando atención a lo que publicas, y con ayuda de los consejos que te damos a continuación.

¿Qué errores no debes cometer en tu estrategia de marketing de contenidos?

1. Escribir para los buscadores

Hace unos años, repetir una palabra clave hasta la saciedad te servía para posicionar, valía con escribir para los algoritmos de los buscadores y no para tu público. Hoy en día, los criterios de Google han cambiado y dan prioridad a los artículos que pueden aportar valor a los usuarios. Por tanto, escribir para los buscadores en lugar de para las personas es un error que actualmente le costará caro a tu visibilidad porque Google lo penaliza.

2. No hacer SEO

No hacer SEO es otro error garrafal que puedes cometer en tu blog y que afectará negativamente a tu posicionamiento. Hemos hablado de que no debes forzarlo, pero obviarlo tampoco te servirá. Debes encontrar el punto justo que te permita estar más arriba en el buscador, incluyendo contenido de calidad, palabras clave que te interesen, o escogiendo títulos atractivos.

3. Copiar el contenido

Copiar y pegar un contenido puede parecer tentador, pero no es una buena idea. Te restará credibilidad de cara a tus lectores y Google te penalizará, por lo que tu visibilidad disminuirá. La mejor opción es crear tus propios contenidos o, en caso de que no tengas tiempo o no te veas capaz, contratar a alguien que lo haga por ti. Un community manager profesional puede hacer mucho por tu negocio, y costar menos de lo que crees. Si gestiona las redes sociales y mantiene tu blog corporativo, es sin duda una buena inversión que te permitirá alcanzar grandes logros.

4. Contenido de mala calidad

No vale cualquier contenido con tal de tener un artículo nuevo. Debes ofrecer a tus lectores algo que sea relevante y aporte información. Además, deberás ponerle mucha atención a los titulares, para hacerlos llamativos y que inviten a leer el resto del texto, y no olvidar la estructura como uno de los factores fundamentales para que sea una lectura ligera y fluida.

5. Poca frecuencia o intermitencia en tus publicaciones

Esto dificultará el hecho de que los usuarios puedan generar un hábito de lectura de tu blog. Debes mantener siempre la misma frecuencia y asegurarte de que tus seguidores lo saben, de esta manera resultarás mucho más confiable. Es mejor que publiques solo dos veces por semana, a que lo hagas todos los días pero luego pasen dos semanas sin que incluyas ningún contenido nuevo.

6. No integrar el blog en la web de tu empresa

Parece algo obvio pero son muchos los casos de empresas en los que blog y web funcionan por separado. Lo más recomendable es que tu blog sea una de las secciones de tu web, porque así alimenta de nuevo contenido a tu página, ayuda a posicionarla, y por tanto también hará que tu marca sea más visible en Internet. De lo contrario, un blog en un dominio diferente muchas veces pasa desapercibido, y no repercute tanto sobre la web de la empresa, aunque se hayan enlazado.

7. No compartir el contenido en redes sociales

Un blog es tu forma de estar en contacto con los usuarios, de llegar a ellos y mantener una relación virtual. Además, tus artículos no serán útiles si nadie los lee, por lo que debes darle difusión a tus posts, y aprovechar las redes sociales para compartir el contenido.

8. No aprovechar para llevar tráfico a tu web

Aunque no debes hablar solo de tu producto o servicio, sí puedes mencionarlos en algunas ocasiones y aprovechar para que tus lectores visiten otras secciones se tu web. Al difundir los posts en redes también aumentas las visitas de tu blog, y llevas tráfico a tu web, con lo que llegarás a más gente.

Si tienes en cuenta estas recomendaciones, evitarás caer en errores que pueden afectar negativamente a tu visibilidad en Internet, y conseguirás mejores resultados con tu blog de empresa. Sabemos que no es una tarea fácil, y por eso queremos ayudarte desde Dayvo, donde nuestros profesionales del marketing digital pueden hacer crecer tu reputación, optimizar tu estrategia de marketing de contenidos y fomentar el posicionamiento de tu web. 

Sin comentarios

Añadir un comentario

Suscribirse

¿No quieres perderte nada?

¡Suscríbete a nuestro blog!

A los efectos previstos en el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD), se le informa que los datos personales que nos facilita a través de este formulario se incorporarán a un fichero de la entidad DAYVO SISTEMAS S.L.U.. Puede ver información detallada en nuestro Aviso Legal y Política de Privacidad.